Querido vecino

                                                                                                
Photo credit: Foter.com
                                        


L'Hospitalet de Llobregat, 5 de agosto de 2017


Buenos días vecino,

Te digo buenos días porque sé de buena tinta que lo has empezado bien. Ese lío que tienes con la vecina del cuarto me interesa bien poco, pero de noche todo se escucha. En ningún momento estoy hablando en nombre de la comunidad aunque me consta que hay otros vecinos molestos con la situación. ¿Sabes una cosa? Me despierto muy pronto cada mañana y oir esos cuchicheos por la noche no me ayudan a descansar. ¡Iros a un hotel hombre! Aquí se viene a descansar y no a armar jaleo. Hay que ser consecuente con lo que uno hace. Espero que ya no te extrañe encontrarte meadas del perro del vecino del ático. Tienes que entenderle, no aguanta ni una más de las tuyas. Por no decir que se siente celoso... El anterior amante de tu amiguita fue él y le dejó por ti (al menos no eran ruidosos) ¿María todavía se cree el cuento ese de que es la única? De verdad, todos los del bloque sabemos que te llevas genial con la panadera y que algún que otro día te la has traído de visita.

Lo que realmente me molesta no es tu vida sentimental, a mí no me parece mal que intentes hacerte el machito con todas ellas. El problema es que no puedo conciliar el sueño. Los gemidos de tus acompañantes son demasiado para nuestros oídos y en esto SÍ hablo en nombre de todos. No hay día en que las juergas no empiecen pasadas las doce de la noche. A esas horas todos nosotros estamos descansando de nuestro largo día. Sé que eso de ser autonómo y estar en casa es muy cómodo, pero el resto de nosotros tenemos que desplazarnos a nuestro trabajo y eso supone despertarse con una hora y media de antelación.

Sin duda eres un egoísta, ni siquiera nuestros golpes en la pared o nuestras llamadas a los mossos d'esquadra han hecho que te cortes al menos un poquito. Más bien lo contrario, cuanto más te hemos llamado la atención más te has envalentonado y eso no lo vamos a permitir. Sirva esta carta para comunicarte que no vamos a dejar pasar ni a ti ni a tus acompañantes ni una más. La próxima vez que armes escándalo te denunciaremos y pediremos que te trate un especialista. ¡Lo que estamos sufriendo aquí no lo sabe nadie! Nos hemos cansado de avisarte y vamos a pasar a la acción. Te pedimos por favor de una vez que te trates ese vicio que tienes o que por lo menos no abras las ventanas de par en par ahora que viene el calor para airear tus conquistas.




Firmado: El presidente de la comunidad